18 de Julio 1790, Montevideo, Uruguay. Horario: L a V 9:00 - 19:00hrs.

Día del Patrimonio 2020

Se aproxima una nueva edición del “Día del Patrimonio”, durante el fin de semana del sábado 3 y domingo 4 de octubre, en donde se homenajeará la figura del Dr. Manuel Quintela (1865-1928) bajo la consiga “Medicina y salud, bienes a preservar”, y la Biblioteca Nacional de Uruguay abrirá sus puertas al público.

Exposiciones

En esta ocasión, se exhibirán materiales y documentos que forman parte del acervo de la institución sobre algunos de los primeros médicos y médicas de nuestro país, con especial énfasis en el Dr. Quintela, y diversos ejemplares que atesora la Sala de Materiales Especiales de la BNU como una edición del año 1608 del Quijote de la Mancha, un libro de anatomía de Da Vinci, el libro más pequeño que posee la Biblioteca de 10 x 15 mm, entre otras joyas. 

Visitas guiadas

También se realizarán visitas guiadas, dada las circunstancias por la pandemia del COVID-19, serán reducidas en público y con un circuito acotado. 

Días y horarios de apertura: sábado 3 y domingo 4 de 10 a 17 horas. 

IMPORTANTE:

Se insta al público a participar de la celebración con la mayor responsabilidad, siguiendo los protocolos sanitarios y atendiendo el Distanciamiento Físico Sostenido (DFS).

Sobre la figura y la consigna

La figura que convoca a este Día del Patrimonio nació en el departamento de Treinta y Tres. Fue hijo de un inmigrante portugués y una madre francesa. Egresó de la Facultad de Medicina en 1889 y luego viajó a París para especializarse en otorrinolaringología. A su regreso, trabajó en la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública y en el Hospital de Caridad donde comenzó a ejercer su especialidad. En el año 1900, en la Facultad de Medicina se creó la Cátedra de Otorrinolaringología, siendo Quintela su primer profesor. Fue decano de la Facultad en los períodos 1909-1915 y 1921-1927. Además, fue un gran activista de la sociedad de la época, siendo fundador del «Club Médico» (1912), y de la Sociedad de Otorrinolaringología (1918). Fue también el autor de la primera Memoria de la Facultad de Medicina, en 1915. La iniciativa de construcción del Hospital de Clínicas fue, asimismo, del Dr. Manuel Quintela, que aunque no pudo verlo construido, el centro lleva su nombre como reconocimiento. 

En 1920 participó de la fundación del Sindicato Médico del Uruguay, institución que en este 2020 cumple su primer centenario. 

Cuentan los historiadores de la medicina, Antonio Turnes y Eduardo Wilson, que a comienzos de la década de 1910, Quintela convenció a las autoridades universitarias sobre la necesidad de la compra de materiales para la creación del Instituto de Radiología, que se instaló en el Hospital Maciel; algo similar sucedió unos años después con el Instituto de Neurología. En 1925 a iniciativa de Quintela, en ese entonces Decano de Medicina, se creó la cátedra de Enfermedades Nerviosas en la Facultad, y logró que un grupo de diputados elevara un proyecto de ley para la creación del Instituto. 

No solamente la medicina ocupó su vida. Participó activamente en otros ámbitos como la política -fue diputado por su departamento en 1897-; la educación -fue presidente de la Sociedad de amigos de la Educación Popular-; el turf, -fue presidente del Jockey Club y, finalmente, en el sector agropecuario al presidir la Asociación Rural del Uruguay. 

El 17 de diciembre de 1928, en una reunión de profesores en la planta baja de la Facultad, mientras hablaba, cayó muerto. Cuentan que la última palabra que se le escuchó fue “estudiantes…”.

El lema que acompaña el nombre de Quintela es “Medicina y salud, bienes a preservar”. La elección de esta consigna tiene por lo menos dos abordajes. 

Este año, como se mencionó anteriormente, está marcado por la pandemia del coronavirus que afecta a todo el planeta. En este sentido, el papel que ha tenido, tiene y tendrá el personal de la salud es fundamental. Queremos destacar el papel de la medicina en todas sus manifestaciones, desde la más calificada opinión científica hasta la actividad de trabajadores que, en los lugares más alejados, se preocupan por la salud de todos. La medicina en sus diferentes manifestaciones está en la primera línea de acción para frenar la pandemia, por eso es un bien a preservar. Esta elección no solo responde al papel protagónico actual de la medicina, sino también por la rica historia de una medicina comprometida con cada tiempo que le tocó vivir. 

La salud no es sólo ausencia de enfermedad, como en algún momento se la definió. La salud tiene una mirada integral que tiene al individuo en el centro, aunque también a los animales, al ambiente, a la calidad de vida en general. La relación del personal de la salud con los pacientes, los vínculos personales, la confianza, los avances de la ciencia, entre tantos otros elementos tangibles e intangibles, forman parte de lo patrimonial y están incorporados en la consigna de este año.